David Álvarez: “Todos somos caribeños aunque con nuestra identidad”

David Álvarez: “Todos somos caribeños aunque con nuestra identidad”

David_alvarezEl profesor David Álvarez, vicerrector de Investigación e Innovación de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), participa en este debate no sólo como experto sino también como secretario del eje temático de identidades, por lo cual actúa también como moderador a lo largo de la primera sesión de expertos.

Precisamente a partir de la aportación de Jorge Rodríguez Beruff, entorno a la educación, el profesor afirma que en República Dominicana “tiene unos sistemas educativos que no promueven la flexibilidad, no crean identidades flexibles y adaptables. Pensando en la realidad dominicana, cubana, puertorriqueña, haitiana, una de las asignaturas que operan de esa manera es la Historia. Es decir el proceso de enseñanza de la Historia está conduciendo a formas de nacionalismos extremos”. Por lo tanto este sería uno de los temas de debate entre los expertos y expertas de este eje temático.

Por otro lado, invita a sus colegas a la reflexión sobre un tema que aún no han integrado dentro del eje de identidad, que es el tema de mujer e identidad en relación al tema de la paz. “Cuando hablamos de patriotismo, me gustaría que alguien hiciera un estudio de los argumentos machistas que hay detrás de un himno y de otros enfoques históricos porqué hay una visión del macho, del hombre, del que pelea y la mujer queda excluida, incluso en el himno hay una parte que habla de la virilidad. Es una forma también de violencia contra la mujer. Hay algunas identidades nacionales que tienen un tinte machista y que excluyen a la mujer y también tiene que ver con la educación”.

El Vicerrector de Investigación e Innovación de la PUCMM se cuestiona en la sesión si 2apostar por la construcción de una identidad caribeña es una apuesta por la paz o no es más que otra forma de identidad potencialmente violenta que pretende tener una regionalidad. Una identidad caribeña me hace sentir uno con un haitiano o con una persona de Trinidad o con un cubano o un puertorriqueño. Todos somos caribeños aunque con nuestra identidad”.

A partir de la anterior reflexión y de algunos comentarios de sus colegas, sugiere para terminar, la búsqueda de buenas prácticas en lo que se refiere a la Historia del Caribe. “Sería interesante lograr un trabajo historiográfico de autores dominicanos y haitianos de la Historia del siglo XIX y XX. O lograr trabajos colaborativos entre cubanos, dominicanos y puertorriqueños sobre el período colonial. Trabajos conjuntos que aporten las riquezas y manifiesten las discrepancias sin problema. Es decir los diferentes enfoques. Esto ayudaría mucho porqué tenemos perspectivas diferentes”.