Justicia social

Neighboorhood around the school: The nephew (?) of this woman lives here alone in this house.

La paz no sólo depende del individuo sino también de las instituciones y las estructuras. Muchas de estas estructuras generan en sí mismas injusticia, opresión y esclavitud.
La mayoría de estructuras actuales responden a demandas de siglos anteriores, en situaciones donde era relativamente fácil mantener un equilibrio social pues la diversidad era pequeña. Ahora hay que abrir o variar estas estructuras para encajar nuevos valores, parámetros, paradigmas, etc. El mundo se hizo global y muchas de nuestras estructuras no han sabido integrar esa nueva variante.

La paz no será posible si no hay justicia social, económica y política en el mundo. La distribución asimétrica de la riqueza genera inestabilidad y resentimientos. Por ello, la pacificación del mundo depende de la práctica efectiva de la justicia, la vindicación de la dignidad de los grupos vulnerables y la erradicación de la violencia estructural.
La historia de la humanidad lamentablemente es el relato de las divisiones, injusticias y marginalidad. Desde el surgimiento del Estado unos pocos han acaparado todos los bienes y la mayoría ha quedado bajo el control de minorías que explotan su trabajo y los excluyen de los bienes producidos por ellos. Pero desde siempre muchos han luchado y trabajado por lograr justicia social y algunas sociedades han tenido procesos de equidad significativos.
La búsqueda de la justicia social es hoy un reclamo de casi todos los pueblos del mundo desde diferentes enfoques políticos, sociales y económicos. En torno a ese tema se plantean formas de organizar el trabajo, el beneficio de la riqueza generada para bien de todos, la eliminación de las formas de marginalidad, la lucha contra formas de discriminación, y el combate contra toda estructura que promueva la injusticia social.

La justicia social es otra manera de denominar la paz. Lejos de considerar la paz como ausencia de guerra, que puede acontecer sin que se logre la justicia social, es de manera positiva la paz el lograr formas de equidad y justicia en todas las relaciones sociales. Se pacifican las relaciones entre los seres humanos en la medida que todo hombre o mujer, niño o anciano, encuentre formas de vivir en sociedad siendo respetada su dignidad y encontrando formas adecuadas para desarrollarse como persona en el contexto de sus capacidades y propósitos. Implica entonces la posibilidad que debería tener cada ser humano de acceder a los recursos tanto materiales como inmateriales para desarrollar de forma adecuada todas sus capacidades y en consecuencia tener una vida digna.

El servicio a los demás, contrario a toda forma de explotación, es el fundamento de una profunda justicia social que vaya más allá de las estructuras societales. No basta con el argumento de que se cumple con la ley o no se les hace daño a los otros. La paz nace de una voluntad de servir al bien de todos desde diversos escenarios y relaciones. Y es desde ese interés por el bienestar de todos que es posible crear organizaciones que garanticen la justicia social y vivir en armonía con la plenitud de la dignidad de todo ser humano.

Cuando nos ocupamos del tema de la justicia social en el contexto de la Carta de la Paz no nos limitamos a escoger entre modelos económicos, políticos o sociales que promuevan mayor reconocimiento de la dignidad humana. Nos comprometemos a crear formas de impulsar la plenitud de todo ser humano desde las relaciones interpersonales y familiares, hasta la relación entre los Estados o el orden mundial entre los pueblos.

Cada logro en el reconocimiento de una mayor justicia social nos coloca en un nuevo nivel que demanda plantearse nuevas formas de justicia que reclama el nuevo escenario. Por poner un ejemplo, si la urgencia es la alimentación de todos, como ocurren en casi todas nuestras sociedades, su solución efectiva nos pone de frente a los problemas sobre una alimentación sana o incluso nuevas formas de compartir los alimentos, y alcanzada esa meta tendremos de frente nuevos retos para lograr que la alimentación sea un vehículo de comunión fraternal u otros que desconocemos en este momento.

Por tanto, la justicia social es un proceso dinámico de ir solucionando colectivamente aquellos problemas que generan discriminación o exclusión entre los seres humanos para afrontar nuevos problemas que se percibirán una vez resueltos los anteriores. Y si ese proceso lo entendemos como construcción de la paz, nos planteamos que la paz a su vez es proceso permanente de lograr relaciones de dignidad y plenitud entre los seres humanos. La justicia social y su consecuencia que es la paz es más un camino que un estado determinado de lo humano, más un proceso que un resultado.

Preguntas a considerar:

1. ¿Qué se puede considerar una práctica efectiva de la justicia social dentro de la cultura del Caribe y/o Latinoamérica?
2. ¿Cuáles son las responsabilidades de un individuo en relación a cuestiones de justicia social?
3. ¿Qué permite a algunos individuos tomen una posición contra los prejuicios y la opresión, mientras que otros optan por participar en ella?
4. ¿Cuáles son los factores que crean un desequilibrio de poder dentro de la cultura del Caribe y/o Latinoamérica?

expertos-eje

NOTICIAS DE ESTE EJE